El Otro Jaén es un blog autogestionado y libre de subvenciones.

Sirve de vocero de las organizaciones de Jaén que aceptan los principios de funcionamiento del blog.

En ese sentido, El Otro Jaén nace con intención de, por un lado, publicitar las convocatorias de las distintas organizaciones y colectivos que colaboran con el blog, y, por otro, realizar pequeñas crónicas de las mismas.

Si deseas que tu colectivo u organización forme parte del proyecto, ponte en contacto con nosotros.
Este es nuestro correo: elotrojaen@gmail.com

También puedes apoyar enlazando El Otro Jaén a tu blog o página web o siguiéndonos en twitter.

29 abr. 2012

Convocatorias 1º de mayo en Jaén


Contra la Reforma Laboral, los Recortes y el Pacto Social… solo hay un camino: Unidad y Lucha

Reforma Laboral, Presupuestos Generales, Recortes del gasto y de derechos y libertades…
¿Hasta cuándo vamos a aguantar?


El capitalismo del siglo XXI ha llegado al máximo de desarrollo y globalización y está incrementando sus niveles de explotación de la clase trabajadora a nivel mundial, intentando que volvamos a las condiciones de semiesclavitud de siglos atrás, robándonos los derechos que tanto esfuerzo y vidas nos han costado.

En el estado español, la pérdida de derechos es cada vez más importante y la Reforma Laboral, los Recortes Sociales junto al Pacto Social representan la puntilla definitiva. El derecho al trabajo no existe. El salario, las vacaciones, la seguridad, la movilidad, las funciones, nuestro descanso, la salud… todo lo decide el jefe. Hemos perdido el derecho a la pensión digna, a la estabilidad en el empleo, nos bajan el sueldo, nos despiden, nos cortan la luz, nos quitan la vivienda, nos quedamos sin ayudas para seguir sobreviviendo. Se privatizan los servicios públicos mientras recortan los gastos sociales para que la educación, la sanidad o los cuidados, por ejemplo, sólo estén garantizados a quienes pueden pagarlo.

En Andalucía el panorama es peor, dado nuestro histórico atraso social y económico, nuestro injusto sistema de propiedad de la tierra y nuestra galopante tasa de desempleo. Para cambiar todo esto ya hemos iniciado la lucha, estamos en la calle de manera permanente aglutinados por el movimiento sindical combativo y junto a los movimientos sociales, hoy más vivos y coordinados que nunca. Pero no hemos hecho más que empezar.

Este 1.o de mayo, Día Internacional de la Clase Trabajadora, es importante que alcancemos la máxima unidad de acción posible del sindicalismo combativo y del total de la clase trabajadora.

Este no es un día festivo más, es el día del orgullo de pertenecer a la clase trabajadora, y más que nunca tenemos que inundar las calles con un grito unido, recordando a los poderosos, a los grandes empresarios, a los gobernantes corruptos, a los terratenientes… que la clase trabajadora andaluza no se vende por migajas, que no pacta la gestión de la miseria, que no va a pagar la crisis que han provocado otros y que juntos vamos a iniciar el camino para tomar el poder que nos corresponde por ser quienes producimos la riqueza, los alimentos, los servicios y los cuidados.

¡Unidad, Movilización y Lucha!
¡Viva el 1º de mayo!
¡Viva la lucha de la clase obrera!



El primer día de Mayo, los trabajadores de todo el mundo recordamos (que no celebramos) la ejecución de los Mártires de Chicago: obreros anarquistas que fueron ajusticiados por el Estado capitalista en la defensa de la consecución de la jornada Laboral de 8 horas en los EE UU. Esta fecha significativa para toda la clase obrera y para los anarquistas en particular, cobra este año mayor sentido que nunca en un contexto de constantes agresiones hacia nosotros, los trabajadores, donde el gobierno popular en apenas 120 días ha decidido cargarse años y años de conquistas sociales y de derechos laborales.

El Capitalismo, en connivencia con el Estado, ha decidido que tenemos que ser los trabajadores, los estudiantes, los jubilados... el pueblo, los que paguemos años de desmanes de la banca y del gran empresariado. Estamos asistiendo al mayor expolio, al robo perfecto, hacia las clases más bajas en beneficio de una casta privilegiada constituida por los grandes partidos políticos, la banca y el gran empresariado. Ellos lo saben y, por ello, quieren criminalizar cualquier voz que se alce contra estos “ajustes necesarios” llevando a la justicia penal actuaciones como la resistencia pacífica. En definitiva, han decidido que el Siglo XIX fue la mejor época para los capitalistas, así que quieren que volvamos a esa “época dorada”; para nosotros: palos, trabajo semiesclavo y salarios de mierda, para ellos: el beneficio.

Pero nosotros, el pueblo trabajador, no somos idiotas y aún mantenemos la dignidad y nuestras ganas de vivir en un mundo mejor. Nos están quitando todo y cuando uno se queda sin nada, no tiene nada que perder y quizás de esto no se estén dando cuenta los poderosos... La CNT, organización sindical anarquista, con más de 100 años de historia, siempre dio y dará la cara. La CNT ha luchado, lucha y luchará NO SÓLO por la derogación de las leyes antiobreras como la Reforma Laboral, NO SÓLO por el mantenimiento de unos Servicios Públicos dignos. Los anarcosindicalistas lo queremos todo, porque solo con otro sistema podremos vivir mejor, de manera más justa y solidaria. Queremos una sociedad sin chupópteros ni parásitos que despiden a 5000 trabajadores mientras cobran sueldos millonarios o se van a la caza de elefantes a Bostwana, queremos una sociedad donde no exista la miseria ni la explotación hacia ningún ser humano sea del sexo que sea, raza, edad o condición. Una sociedad respetuosa con la Tierra, que no liquide el medio ambiente.

No valen medias tintas, ahora es el momento de la lucha, es el momento de demostrar que somos más y que con la unión, la acción, la autogestión y la solidaridad, los trabajadores somos imparables. Es el momento de que las Organizaciones que se llaman obreras rompan con el modelo establecido y dejen de hacerle el juego al capital: No a las Elecciones Sindicales, No a las Subvenciones, No a las Liberaciones Sindicales... ese es nuestro camino. No participar en el sistema cuyas reglas han sido fijadas por los de arriba para dormirnos, dividirnos, comprarnos, desmovilizarnos... Ya está bien de agachar la cabeza, ya está bien de dejar los brazos caídos y de lamentarse. Ya está bien de obedecer a los poderosos y sus medios de comunicación. Ya está bien de sentir miedo... Es nuestro momento, es la hora de luchar y de hacernos escuchar. Nos han robado a mano armada y es justo recuperar lo que es nuestro.

¡Trabajador: que no te cuenten más milongas! Esta crisis la han generado ellos, pues que la paguen ellos. No te dejes robar más y lucha por el pan de tu familia. Ahora, como hace 126 años, somos nosotros los que tenemos que luchar por nuestros derechos. Nadie nos va a regalar nada. La pelota está en nuestro tejado. ¿Hasta cuándo vas a seguir lamentándote? ¡¡Organízate y Lucha!!