El Otro Jaén es un blog autogestionado y libre de subvenciones.

Sirve de vocero de las organizaciones de Jaén que aceptan los principios de funcionamiento del blog.

En ese sentido, El Otro Jaén nace con intención de, por un lado, publicitar las convocatorias de las distintas organizaciones y colectivos que colaboran con el blog, y, por otro, realizar pequeñas crónicas de las mismas.

Si deseas que tu colectivo u organización forme parte del proyecto, ponte en contacto con nosotros.
Este es nuestro correo: elotrojaen@gmail.com

También puedes apoyar enlazando El Otro Jaén a tu blog o página web o siguiéndonos en twitter.

18 nov. 2012

Algunos apuntes sobre el 14N



Ya ha pasado el paro general de 24 horas del 14N. Entendemos que es hora de hacer algunas valoraciones que, desde un principio, renuncien a entrar en los debates inanes marcados desde arriba, debates dictados por los opinadores del poder. Al margen del éxito o fracaso del paro de 24 horas, y de lo que la gente entiende por una u otra cosa, la huelga ya ha conseguido lo que pocas veces se consigue: desplazar las conversaciones hacia el territorio de lo común, de lo que nos importa a todos y todas, hacia el territorio de lo que nos afecta a los de abajo. En ese sentido, la primera victoria se halla en que el guión, al menos por esta vez, lo hemos escrito nosotros y nosotras.


Es verdad que la huelga del 14N ha sido algo menos secundada que la del 29 de marzo. Sin duda alguna, el temor a represalias, las estrecheces de la mayoría de familias, las críticas de la extrema-derecha a las organizaciones sindicales y el discurso neofascista de que tenemos que remar todos juntos para salir de esta, han paralizado a mucha gente. Sin embargo, y ya nos centramos en Jaén, hay otros factores que debemos tomar en cuenta a la hora de hacer balance. En ese sentido, nuestro análisis no pretende hacer un mapeo objetivo, centrado en las cifras o los balances de cuentas, ni siquiera utilizaremos el índice de consumo eléctrico… Dejaremos todos esos datos para los ministerios y las portavocías del poder.


Curiosamente, el discurso antisindical, que en realidad pretende la desmovilización absoluta de la clase y los de abajo, está teniendo un efecto positivo que, sumado al deterioro de la situación y a la impotencia estratégica del ciudadanismo, están teniendo como contrapartida la incipiente autoorganización de buena parte de los sectores más afectados por la crisis y el paulatino fortalecimiento de las organizaciones obreras al margen del eje institucional formado por CC.OO. y UGT.

 
Sin duda alguna, ese fortalecimiento no tiene tanto que ver con la mayor capacidad de incidencia mediática de sus protestas y ni siquiera con la mayor capacidad movilizatoria de sus bases, sino con la apuesta por recomponer las luchas sociales, sindicales y de autodefensa desde los niveles más bajos: empresa, barrio, ciudad. Así, mientras CC.OO. y UGT, más las organizaciones socialdemócratas de carácter político, continúan viviendo por y para lo institucional, dándole la espalda a las luchas a pie de calle, sindicatos como el SAT o CNT están sabiendo interpretar la gravedad de la situación que hoy nos acontece, brindando la oportunidad para que nuevos y viejos militantes de los movimientos sociales retomen la lucha social desde los ámbitos donde las alternativas transformadoras hacen más evidentes sus logros y donde son más necesarias que nunca.


Ese alejamiento de la realidad de los de abajo que comparten las organizaciones de la derecha y la izquierda neoliberal, se traduce de manera efectiva en un desplazamiento de buena parte de las bases tradicionales de estas organizaciones de tradición obrera hacia otras organizaciones caracterizadas por 1) mayor democracia interna, 2) mayor independencia con respecto al aparato de cooptación institucional, 3) mayor capacidad de intervención política, y 4) mayor espectro intergeneracional


Este desplazamiento ha sido visible en buena parte de las ciudades de la geografía del Estado español durante el pasado 14N. Tanto los piquetes, como las manifestaciones y acciones organizadas por los sindicatos y asambleas obreras a la izquierda de CC.OO. y UGT han visto multiplicada su asistencia, algo que en el caso de Jaén se ha hecho más que evidente, ya no solo con los piquetes de CNT y SAT que operaron durante todo el día, sino por el desbordamiento de la manifestación convocada por CGT, SAT y CUO (apoyada por CNT y la Asamblea Independiente de Estudiantes de Jaén), que fue secundada por unas 2000 personas y que sirvió de colofón a una jornada de movilización donde, le pese a quien le pese, el nivel de combatividad, unidad y acierto en la estrategia de intervención, permitió que cientos de militantes -jóvenes y viejos, expertos e inexpertos- hicieran llegar su mensaje de que la única manera de acabar con la crisis y con los estragos de la misma es ir a la raíz, es decir, tumbar el capitalismo y levantar un nuevo sistema.