El Otro Jaén es un blog autogestionado y libre de subvenciones.

Sirve de vocero de las organizaciones de Jaén que aceptan los principios de funcionamiento del blog.

En ese sentido, El Otro Jaén nace con intención de, por un lado, publicitar las convocatorias de las distintas organizaciones y colectivos que colaboran con el blog, y, por otro, realizar pequeñas crónicas de las mismas.

Si deseas que tu colectivo u organización forme parte del proyecto, ponte en contacto con nosotros.
Este es nuestro correo: elotrojaen@gmail.com

También puedes apoyar enlazando El Otro Jaén a tu blog o página web o siguiéndonos en twitter.

30 ene. 2011

El Otro Jaén entrevista a Francisco Sánchez del Pino, militante de Izquierda Unida



El Otro Jaén: Preséntate.
Francisco Sánchez del Pino. Miembro del consejo local de la Asamblea de Izquierda Unida de Jaén, una asamblea muy particular. Tengo 26 años de vida, estoy en paro y tengo medio año cotizado, así que tengo el privilegio, por el que estoy enormemente agradecido, de que si por un milagro accediera hoy mismo al mercado laboral, y por otro milagro no saliera de él hasta dentro de 38 años, podría jubilarme con 65 años. No me faltan motivos para estar contento.

EOJ: ¿Qué valoración haces del 2010 en cuanto a la relación entre reformas regresivas y movilización social?
Se podría decir, en algún sentido, que el grado de respuesta social no fue del todo ajustado a la virulencia de los recortes sociales que se están imponiendo, de la lesión de derechos laborales y sociales, y de la mutilación de posibilidades de futuro que se está operando para cumplir con las exigencias de quienes han provocado la crisis. Pero hubo señales muy importantes, a pesar de una situación muy difícil y de un contexto de miedo, desmovilización y desapego brutales. Y la Huelga General fue, evidentemente, la más significativa de entre ellas.

EOJ: Aun a toro pasado, ¿qué valoración haces de la huelga del 29S?
Dadas las condiciones de dureza, miedo y campañas en contra, no tuvo un resultado nada desdeñable. Los números, que no fueron malos, no son en este caso lo determinante; una valoración cualitativa creo que nos puede llevar a sostener que se conquistó el derecho a continuar, a no asumir la derrota; se luchó sin miedo contra las muchas posibilidades que esta tenía para lo más agoreros, y recordamos el potencial que podemos tener, y nos juntamos y descubrimos que nos necesitamos todos; interiorizamos la fortaleza colectiva vinculada a la humildad. Ese es un capital importantísimo. Y sin embargo, hay que lamentar que ha recibido un auténtico golpe con el preacuerdo para recortar las pensiones.

EOJ: ¿Qué previsión haces de la movilización social en 2011 y cuáles piensas que pueden ser los caballos de batalla de las organizaciones antagonistas al capitalismo?
Pues 2011 no ha empezado como para tirar cohetes que digamos. Para el año nuevo podíamos haber esperado una segunda huelga general y sin embargo ha comenzado con el chantaje brutal en la planta barcelonesa de Nissan y con las cúpulas de los sindicatos mayoritarios firmando ese acuerdo bastardo, que realmente marca un hito, nos deja con una sensación de abandono enorme y complica mucho las cosas. Toca trabajar duro, estar a la altura, comprender, en un contexto donde se tiene muchísimo en contra. ¿Caballos de batalla? Pues bueno, empezando por la defensa de las pensiones y el empleo, la batalla contra los desahucios, por lo público… En fin, la oposición a todo este proceso por el que se está haciendo pagar a los de abajo la cuenta del festín de quienes han provocado la crisis, y evitar la descomposición social interviniendo y produciendo activamente alternativas y esperanzas. Esperamos que se impulse un proceso de movilizaciones en los próximos meses sobre esta base.

EOJ: ¿Qué papel piensas que puede jugar Izquierda Unida en un hipotético contexto de triunfo político de la derecha?
El triunfo político de la derecha se aparece como bastante probable, dado el suicidio político del partido del gobierno en un contexto que ya es de por sí de derechas, y dado el desapego que entre las principales víctimas de esta crisis provoca lógicamente una política en la que no encuentran salida a una situación desesperada y que conduce a la abstención pasiva. Izquierda Unida tendrá que impulsar procesos tendentes a abrir un horizonte de esperanza entre los de abajo, planteando alternativas que puedan abortar esa desafección o la posible derechización de sectores con los que conecta sentimentalmente la demagogia populista propia de Intereconomía. Y sobre todo ser muy consciente de que IU no es lo único que existe en el espacio de las izquierdas, que es una parte y no el todo, y que es necesario un proceso ambicioso de refundación de la Izquierda, en general.

EOJ: Bajando un poco al terreno de lo local, ¿cómo valoras el gobierno del PSOE en la Junta de Andalucía?
El gobierno del PSOE en Andalucía ha venido a reproducir en el último año la ortodoxia neoliberal acatada por el gobierno español, y con sus políticas propias de recortes incide en el cierre de cualquier horizonte. Además, ha continuado sin dar respuesta, más que a base de represión, al problema del campo andaluz y a su situación particularmente precaria, sin ofrecer solución al millón de parados que hay en la región y sin aliviar la situación de los ayuntamientos. Ahora venimos a encontrarnos ante la posibilidad de una indeseable mayoría absoluta del PP en Andalucía por primera vez en la historia, que debería abrir muchas reflexiones desde ya.

EOJ: ¿Cómo valoras la participación de IU en el gobierno municipal de la ciudad de Jaén?
Poco después de firmar un acuerdo de gobierno sobre una base inequívocamente distinta con respecto a los doce años de mayoría absoluta del Partido Popular, nos encontramos, primero, con un ayuntamiento prácticamente en quiebra gracias al anterior equipo de gobierno; después, con la crisis y, por último, con unas relaciones de gobierno problemáticas. La participación de IU, desde mi punto de vista, ha sido positiva y conflictiva a la vez, y ha permitido tanto abortar maniobras indeseables como obtener conquistas importantes para la ciudad y sus gentes, aun con todas las limitaciones y contradicciones que la situación ha venido imponiendo.

EOJ: ¿Cuáles crees que pueden ser las debilidades más importantes de las organizaciones y movimientos sociales antagonistas al capitalismo en Jaén?
Creo que una de las debilidades más notables se manifiesta cuando somos incapaces de comunicarnos o surgen aún brotes de autosuficiencias. También, claro, hay una debilidad numérica que es producto del panorama general de desmovilización.

EOJ: ¿Y sus fortalezas?
Que podemos hablar de relativa debilidad numérica pero también de cierto crecimiento, de aumento de la diversidad y, sobre todo, de estabilidad y seriedad en las organizaciones y movimientos. Y además, hay tendencias muy positivas de superación de la otra debilidad que he señalado, de confluencia, de encuentro y de trabajo constructivo, también entre los jóvenes, que nos estamos implicando últimamente a un nivel que hace tiempo que no se conocía en nuestra ciudad, probablemente.

EOJ: ¿Crees que debe haber una nueva huelga general? ¿La apoyarías?
La reforma de las pensiones no requería otra respuesta. Lo de menos son esos mínimos que se hayan podido arañar en la negociación del acuerdo. Lo decisivo es que se han ratificado los principios políticos en función de los cuales se está metiendo mano a nuestros recursos y a nuestros derechos para pagar la cuenta de los que han provocado la crisis y siguen beneficiándose en ella. Lo que han hecho las cúpulas sindicales es suscribir esa lógica infame, y eso traerá graves consecuencias. Plantear una huelga general hoy por hoy, con esta nueva situación que se ha abierto, es extremadamente difícil. ¿Debería haberla? Pues sí. Ya debería haber sido. Veremos a ver qué caminos tenemos por delante, porque estamos ante una nueva situación.