El Otro Jaén es un blog autogestionado y libre de subvenciones.

Sirve de vocero de las organizaciones de Jaén que aceptan los principios de funcionamiento del blog.

En ese sentido, El Otro Jaén nace con intención de, por un lado, publicitar las convocatorias de las distintas organizaciones y colectivos que colaboran con el blog, y, por otro, realizar pequeñas crónicas de las mismas.

Si deseas que tu colectivo u organización forme parte del proyecto, ponte en contacto con nosotros.
Este es nuestro correo: elotrojaen@gmail.com

También puedes apoyar enlazando El Otro Jaén a tu blog o página web o siguiéndonos en twitter.

22 mar. 2013

El problema del transporte público en Jaén retrata a la clase política jiennense


No cabe duda de que en un contexto como el actual, de crisis política y económica, la clase política está quedando retratada ante la ciudanía. Años y años de corrupción y servilismo con respecto a los intereses de los banqueros y grandes capitalistas, están ocasionando una quiebra de la confianza de los votantes con respecto a sus anteriores líderes. Demostrado está también que los políticos jiennenses son si cabe algo más incompetentes y camorristas que el resto, como podemos contemplar por los datos que ofrece la provincia (y la capital, en concreto) en distintos ámbitos: mayor tasa de paro, gran déficit público, derroche presupuestario, etc.

Precisamente, el derroche presupuestario quizás sea lo que más está afectando últimamente a los ciudadanos y lo que, afortunadamente, más está calando en sus conciencias. Conocido es el gasto mastodóntico que supuso el tranvía para quedar encerrado, pero quizás lo que no sepan los habitantes de Jaén es lo que nos cuesta un tranvía “estático”, que no presta ningún servicio a la ciudad y cuya rentabilidad social brilla por su ausencia.

El Ayuntamiento no quiere echar a andar el lagarto “eléctrico” porque según ellos supone un gasto de 5 millones de euros anuales que no pueden pagar. Pero, lo que quizás no saben los jiennenses es que el coste anual de mantenimiento y seguridad del tranvía es de 600.000 euros anuales, coste que sí están dispuestos a pagar nuestros mandatarios, mientras demoran más y más el acuerdo que dé carpetazo al problema del tranvía (sea cuál sea la solución final). Después de todo, quizás no les interese tanto buscar una solución, quizás porque el contrato de seguridad no sale a concurso público y, también quizás, porque algún familiar o compañero de partido pueda estar aprovechando ese suculento contrato, adjudicado a “dedo” una vez más. Este hecho ya ha sido denunciado por la empresa de seguridad: RMD Seguridad S. L., la cual tuvo que renunciar al contrato por culpa de los sucesivos impagos, que ascienden a 128.194,34 euros.

Para colmo, el servicio de autobuses urbano no nos ofrece una mayor alegría, ni un mejor servicio, como demuestran los resultados de la encuesta realizada por el Instituto de Estadística de Andalucía. Los ciudadanos de Jaén dan la peor nota de Andalucía al servicio ofrecido por la empresa Castillo, y además, no dudan en suspender la frecuencia de paso de los autobuses de la ciudad. Nada nuevo para las personas que día a día cogemos el bus para ir al trabajo, para ir al centro de estudios, ocio, etc. Obviamente, nuestros políticos no pueden sufrir esta pésima calidad en el servicio de transporte, puesto que ellos se desplazan a su puesto de trabajo en sus coches oficiales, predicando así con el ejemplo de austeridad y sacrificio, que tanto nos quieren vender.

En medio de todas estas guerras políticas, trapicheos y prebendas, se encuentran los usuarios y trabajadores del transporte público. Los primeros sufriendo una calidad pésima en el servicio, gracias a políticos y empresarios vividores, y los segundos sufriendo retrasos en las nóminas, así como abusos y presiones por parte de esta empresa caciquil. Esos impagos son lo que hicieron que trabajadores de Castillo se vieran obligados a anunciar una nueva convocatoria de huelga a primeros de este mes de marzo. Convocatoria que rápidamente quedó anulada tras las rápidas gestiones del concejal de Seguridad Ciudadana, Tráfico y Transportes, que se movió rápido para asegurarse que no le lloviera una oleada de críticas por parte de la ciudadanía jiennense, cada vez más cansada de ser finalmente quien pague los platos rotos de tanta incompetencia política y empresarial.

Sea como fuere, lo que queda claro es que los políticos y los empresarios luchan por sus intereses, sin tener en cuenta a las personas de a pie, a los trabajadores, parados y clases pasivas.

Por nuestra parte, como trabajadores, estudiantes y parados auto-organizados y en lucha por nuestros derechos, que son los mismos que los de todo el mundo, apostamos por la movilización continuada, por tomar los problemas en nuestras manos y solucionarnos por nosotros mismos, sin engordarle los bolsillos a los políticos que se aprovechan de este sistema político y económico que parece hecho contra la mayoría de las personas. El problema del transporte “público” en Jaén es solo una pequeña muestra de lo anterior.